Gestión-Calidad.com

Tu Web de Consulta en Sistemas de Gestión

Links de interés

Residuos agrícolas

Definición Residuos agrícolas

La explotación residuos agrícolas tradicional no originaba daños sensibles al medio ambiente, estaban integradas por explotaciones ganaderas y por la “labranza” de las tierras. El ganado se alimentaba de la producción agrícola de la tierra y ésta aprovechaba las excretas y desechos de los animales después de un proceso de fermentación, que se realizaba en los estercoleros. El estiércol era la base de la fertilidad de la agricultura tradicional. Pero estas explotaciones agropecuarias dieron paso a explotaciones agrícolas y a explotaciones ganaderas, con un elevado grado de intensidad y donde se generaban unos residuos, hasta ahora no considerados. Las explotaciones agrícolas intensivas ponen en el mercado un mayor número de productos y en épocas fuera de la temporada clásica, como consecuencia se generan unos residuos agrícolas en estos cultivos intensivos que vienen a incrementar los residuos agrícolas clásicos.

De forma similar, la ganadería clásica ha dado paso a explotaciones ganaderas, con mayor intensidad y concentración de animales, para poder usar las tecnologías más avanzadas, aumentar la productividad y reducir los costos, única vía de entrar en un mercado de competencia de precios. En estas explotaciones, que se comportan como fábricas de productos animales, se aplican unos sistemas de limpieza semejantes a los de la industria para retirar las deyecciones de los animales, por medio del agua. El resultado de esta limpieza es la generación de un vertido, con alto contenido en humedad y materia orgánica, que denominamos purines o residuo ganadero. Os propongo un resumen de la legislación aplicable a los residuos agrícolas.

Legislación Aplicable R.Agropecuarios

Residuos agrícolas

Los residuos agrarios, son los residuos generados en el entorno natural y lo integran un grupo heterogéneo de productos compuestos por las plantas, o parte de ellas, que es preciso separar para obtener el fruto, o el propio producto agrícola. Además integra residuos derivados de la agricultura intensiva, principalmente plásticos agrícolas.

Cultivos generadores de residuos agrícolas

Como consecuencia de la actividad agrícola, se genera una gran cantidad de residuos.  Unos como raíces, hojas o frutos se descomponen y se integran en el suelo mejorando las propiedades agronómicas del suelo cultivado. Otros residuos integrados por tallos y, en general, por la parte aérea de la planta, se aprovechan en ganadería e industria.  Por último, se producen unos residuos que no se aprovechan en la zona en que son generados, y que es preciso eliminar para facilitar las labores agrícolas. Estos últimos se producen en los siguientes cultivos:

a)         Cultivos de cereal grano.  Los residuos que producen estos cultivos al ser cosechados, son de naturaleza fibrosa como pajas o cañotes.  La cantidad de paja generada varía entre 1,4 y 4,3 toneladas por cada hectárea de cultivo, pero estos datos deberán reducirse en zonas donde estos residuos tienen una utilidad local con destino industrial, agrícola o ganadero.

b)         Cultivos denominados “industriales” como son fibras textiles y semillas oleaginosas que producen como residuos los tallos de naturaleza lignocelulósico.  Estos residuos no tienen ningún aprovechamiento y es preciso eliminarlos generalmente por medio del fuego en la misma parcela.  Las cantidades de residuos varían de 1 a casi 10 toneladas por hectárea de cultivo, concretamente, de los cultivos de girasol y algodón respectivamente.
c)         Cultivos frutales, viñedo y platanera.  La poda anual es una exigencia para el cultivo y, por otra parte, constituye una fuente de material combustible de elevado poder calorífico.  Los valores medios anuales utilizados, varían de 1’7 t por hectárea en los cultivos de melocotón a 2 t/ha en olivo, 5’33 en manzano y cifras mayores en algunas zonas vitícolas.




Residuos agrícolas generados en España

Se recogen datos obtenidos en los diversos inventarios de residuos sólidos de carácter orgánico, realizados por el Centro de Estudios de la Energía, y en otros trabajos referidos en la bibliografía.  Las cifras expuestas se han actualizado sobre la  estadística oficial del Ministerio de Agricultura de 1989.  Es de destacar que los datos obtenidos en los inventarios de detalles, se han recogido mediante encuestas a agricultores y técnicos agrícolas, en diversas zonas del agro español.

En España, se generan unos 27 millones de toneladas anuales de residuos de cultivos agrícolas. Los residuos originados en la poda de árboles frutales representan algo más del 58% del total. Con 15’8 millones de toneladas anuales. Destacan Castilla-La Mancha con el 36% y Andalucía con el 20%. De éstos, destaca la vid y el olivo con el 83% de este capítulo. Solamente Ciudad Real y Toledo producen el 35% de los residuos de la vid, y Jaén y Córdoba concentran el 35% de los residuos del olivo.

El 35’7% de los residuos agrícolas está compuesto por residuos de los cultivos de cereales, que generan unas cantidades que superan los nueve millones seiscientas mil toneladas anuales.  La mayoría de estos residuos (43%) lo aporta el cultivo de la cebada, seguido por el del trigo (25%) y del maíz (23%).  Poca importancia relativa presenta la avena, el arroz, el centeno y el sorgo, que no llegan al 10% de estos residuos.

Menor importancia tienen los residuos generados por los denominados “cultivos industriales” con casi el 6% del total.  Dentro de este grupo, destacan los residuos generados por el cultivo del girasol.

Residuos plásticos de origen agrícola

Las explotaciones agrícolas han ido transformándose progresivamente hacia actividades totalmente intensivas. La agrícola intensiva exige un incremento considerable de los medios de producción y un control de las circunstancias climáticas de los cultivos. Por otra parte los medios modernos de producción de la sociedad actual han incorporado productos, como los plásticos, de gran utilidad y eficacia que han desplazado a otros, que actualmente resultan menos eficaces desde el punto de vista económico y medioambiental.
Las aplicaciones más extendidas del plástico en la agricultura son:

  • El acolchado de suelos
  • Los túneles de cultivo
  • Los invernaderos
  • Las tuberías para conducción de agua y drenaje
  • El filme para recubrir forrajes y facilitar su ensilado, para recubrir paquetes de paja y forraje henificado, cortavientos.
  • Envases y embalajes, cordelería, etc

El acolchado de suelos es la técnica más extendida. Consiste en cubrir total o parcialmente el terreno de cultivo con una lámina de plástico. Se usa, normalmente para el cultivo de melón y sandía, algodón, así como espárragos y fresón.

Los túneles de cultivo consisten en crear pequeños túneles, a ras de suelo y se emplean para muchos cultivos hortícola como melones, sandías, calabacines, pimientos, berenjenas, fresones, etc.. principalmente con la finalidad de conseguir una precocidad en las cosechas.

La instalación de invernaderos destaca entre las distintas técnicas para adelantar e incrementar las producciones de los cultivos bajo cubierta. El plástico es el elemento principal de estos cultivos bajo cubierta. Su empleo en la agricultura experimentó un rápido crecimiento a partir de 1975, fundamentalmente debido al incremento de la superficie con invernaderos. Así en toda España, desde 1976 se ha producido un incremento continuado en el número de hectáreas de superficie empleada en invernaderos. Actualmente según las áreas agrícolas el crecimiento sigue siendo aproximadamente de un 20% y supone una superficie total de más de 30.000 ha.

En España, las principales explotaciones y superficies donde se consume plástico se encuentran localizadas en Levante, Andalucía, y Canarias, destacando sobre todo las zonas de Campo de Dalias y Campo de Nijar en Almería, por la superficie de invernaderos y Sevilla por la de acolchado. No obstante la agricultura intensiva se está implantando en todos los campos españoles.

Los invernaderos consisten en estructuras cerradas, de tipo rectangular, cubiertas de filme de plásticos o placa. Su principal aplicación es la horticultura y los cultivos ornamentales. La mayoría están construidos con filme de polietileno aunque también se emplean otros polímeros como PVC. Los cultivos de invernadero siguen siendo rentables, ya que algunas zonas cuentan con una privilegiada climatología para la obtención de cultivos extratempranos, principalmente hortícola, a pesar de la necesidad de realizar grandes inversiones tanto en su instalación, como en el mantenimiento anual.

Las tuberías de plástico se están imponiendo en todo tipo de actividades de regadío, desplazando a los materiales clásicos. Muchas de estas tuberías de plástico están fabricadas con material plástico reciclado originario de otras actividades. Es de interés poner de manifiesto la prohibición legal de uso de plásticos reciclados en actividades relacionadas con el consumo directo del agua lo que ha originado dos tipos de tuberías: unas para regadío, fabricada con material reciclado y otra, denominada comercialmente “alimentaría” para uso exclusivo de transporte de agua para consumo humano.

Las láminas de film de polietileno son de uso frecuente en actividades agrícolas o ganaderas para crear recintos aislados que faciliten una fermentación, como ocurre en los ensilados, o que defienda de agentes climáticos externos, como es la protección de henificados o de paja de cereal.

Los envases y embalajes de plástico, para todo tipo de producto fitosanitario, fertilizante etc., se ha impuesto, desplazando a materiales metálicos. Estos envases deben ser gestionados correctamente, de acuerdo con la legislación de residuos y la Ley de envases y residuos de envases, que exige la gestión directa por el usuario, o su gestión a través de un Sistema Integrado de Gestión de residuos. Recientemente se ha constituido el SIGFITO o sistema integrado de gestión de envases fitosanitarios.

Los plásticos, como elementos ajenos, a diferencia de otros componentes de uso agrícola, no se degradan, y al acumularse en los campos una vez que se procede a una renovación, provocan, además de un gran deterioro paisajístico, una ocupación de suelo. Esto limita el aprovechamiento de la superficie, y en el peor de los casos, ocasiona una gran incidencia ambiental cuando se procede a su quema incontrolada, provocando la contaminación del aire, por la gran emisión de CO al producirse una combustión incompleta. Surge la necesidad de establecer sistemas de gestión que resuelvan el problema de su eliminación sin provocar daños ambientales. Aquí tenéis más información sobre el plástico utilizado en la actividad agrícola.

Plástico en la Actividad Agrícola

Residuos ganaderos

            Dentro de este capítulo se van a comentar dos grandes áreas generadores de residuos derivados de la actividad ganadera, y en general de animales vivos, domésticos o salvajes, que tienen relación con el hombre y que pueden influir en su salud. Están integrados, por una parte por las excretas de los animales, por los medios de explotación, limpieza, por derramas de piensos y productos de la explotación ganadera y por otra parte por animales o restos de animales. Para su mejor análisis, se distinguimos dos tipos de residuos ganaderos:

  • Residuos generados en la explotación ganadera
  • Residuos o subproductos de origen animal.

Dentro de la LER pertenece al código:
02 01 06: Heces de animales, orina y estiércol (incluida paja podrida) y efluentes recogidos selectivamente y tratados fuera del lugar donde se generan.
Comprenden principalmente residuos de los siguientes capítulos de la LER:
02 Residuos de la agricultura, horticultura, acuicultura, silvicultura, caza y pesca; residuos de la preparación y elaboración de alimentos
04 Residuos de las industrias del cuero, de la piel y textil

  • Residuos de la explotación ganadera.

La ganadería clásica ha dado paso a explotaciones ganaderas, con mayor intensidad y concentración de animales, para poder usar las tecnologías más avanzadas, aumentar la productividad y reducir los costos, única vía de entrar en un mercado de competencia de productos y de precios. En estas explotaciones, que se comportan como verdaderas fábricas de productos animales, se aplican unos sistemas de limpieza semejantes a los de la industria para retirar las deyecciones de los animales por medio del agua. El resultado de esta limpieza es la generación de un vertido, con alto contenido en humedad y materia orgánica, que denominamos purines o residuo ganadero.

Manejo de las explotaciones ganaderas

Los aspectos generales de la cría de animales en explotaciones ganaderas deberá realizarse de acuerdo con la legislación vigente. En el Real Decreto 348/2000 se establecen normas mínimas para la protección de los animales en las explotaciones ganaderas, y propiciar el buen funcionamiento de la organización del mercado de animales.

Se establecen obligaciones de atención humana frecuente, de iluminación, de movilidad de los animales y de atención sanitaria así como reflejarla en un registro. Por su repercusión ambiental se comentan las exigencias con relación a edificios y establos, y que son las siguientes:
a) Los materiales que se utilicen para la construcción de establos y, en particular, de recintos y de equipos con los que los animales puedan estar en contacto, no deberán ser perjudiciales para los animales y deberán poderse limpiar y desinfectar a fondo.
b) Los establos y accesorios para atar a los animales se construirán y mantendrán de forma que no presentar bordes afilados ni salientes, que puedan causar heridas a los animales. La Directiva 2001/88/CE, a partir del 1 de enero de 2006 prohíbe el uso de ataduras para cerdas y cerdas jóvenes.
c) La circulación del aire, el nivel de polvo, la temperatura, la humedad relativa del aire y la concentración de gases deben mantenerse dentro de los límites que no sean perjudiciales para los animales.
d) Los animales albergados en las instalaciones no se mantendrán en oscuridad permanente ni estarán expuestos sin una interrupción adecuada a la luz artificial (mínimo 40 lux en 8 horas diarias).
En la medida en que sea necesario y posible, el ganado mantenido al aire libre será objeto de protección contra las inclemencias del tiempo, los depredadores y el riesgo de enfermedades.
Todos los equipos automáticos o mecánicos indispensables par la salud y el bienestar de los animales se inspeccionarán y se mantendrán operativos para proteger la salud y el bienestar de los animales. Cuando la salud y el bienestar de los animales dependan de un sistema de ventilación artificial, deberá preverse un sistema de emergencia apropiado que garantice una renovación de aire suficiente para proteger la salud y el bienestar de los animales en caso de fallo del sistema.

La alimentación y los residuos

Con relación a la alimentación del ganado hay que tener en cuenta que, según el Libro Blanco sobre seguridad alimentaria de la Comisión, “La salud y el bienestar de los animales productores de alimentos, es esencial para la salud pública y la protección de los consumidores”.

Con relación a la prestación de alimentación, agua y otras sustancias. El R.D 348/2000. Obliga a que:
a) Los animales deberán recibir una alimentación sana que sea adecuada a su edad y especie y en suficiente cantidad con el fin de mantener su buen estado de salud y de satisfacer sus necesidades de nutrición.
b) Todos los animales deberán tener acceso a los alimentos a intervalos adecuados a sus necesidades fisiológicas.
e) Todos los animales deberán tener acceso a una cantidad suficiente de agua de calidad adecuada.
d) Los equipos para el suministro de alimentos y agua estarán concebidos, construidos y ubicados de tal forma que se reduzca al máximo el riesgo de contaminación de los alimentos y del agua y las consecuencias perjudiciales que se puedan derivar de la rivalidad entre los animales.
e) No se administrará a ningún animal, ninguna otra sustancia, a excepción de las administradas con fines terapéuticos o profilácticos o para tratamiento zootécnico.

Se aconseja evitar las altas concentraciones de animales, por razones sanitarias, económicas y medioambientales. Aquí os proporciono una continuación de aspectos relacionados con el apartado. Residuos Generados de Explotaciones Ganaderas..

  • Residuos o subproductos de origen animal

Este segundo grupo de residuos lo integran animales o partes de ellos, que se obtienen después de la muerte del animal, producida por razones comerciales, sanitarias o naturales. Comprende básicamente, los siguientes códigos de la Lista Europea de Residuos:

02 01 Residuos de la agricultura, horticultura, acuicultura, silvicultura, caza y pesca.
02 02 Residuos de la preparación y elaboración de carne, pescado y otros alimentos de origen animal.
02 05 Residuos de la industria de productos lácteos.
04 Residuos de las industrias del cuero, de la piel y textil

Los residuos o subproductos animales se han clasificado, en las legislaciones específicas, considerando su riesgo a transmisión de enfermedades. El Real Decreto 2224/1993 de 17 de diciembre sobre normas sanitarias de eliminación y transformación de animales muertos, hoy derogado, dividía a los residuos en “Material de alto riesgo”y “Material de bajo riesgo”. El Reglamento CE 1774/2002, como legislación actual los divide en tres categorías:

 Material de la categoría 1

El material de la categoría 1 corresponde a animales o partes de ellos, de los que se sospecha estar infectados por encefalopatía espongiforme transmisible (EET) o por enfermedades transmisibles a los seres humanos o a los animales.

Comprenden también un amplio grupo integrado por: animales de compañía, de zoológicos y de circos, animales de experimentación y animales salvajes sospechosos de estar infectados con enfermedades transmisibles a los seres humanos o a animales, animales a los que se les haya suministrado sustancias prohibidas y residuos de contaminantes medioambientales, material de origen animal recogido al depurar las aguas residuales de plantas de tratamiento de materiales de esta categoría y residuos de cocina procedentes de medios de transporte que operen a nivel internacional.

Material de la categoría 2

El material de la categoría 2 incluye los siguientes subproductos animales:

  • estiércol y contenido del tubo digestivo,
  • materiales de origen animal recogidos al depurar las aguas residuales de mataderos o de instalaciones de transformación de materiales de categoría 2,
  • productos de origen animal que contengan residuos de medicamentos veterinarios y contaminantes,
  • productos de origen animal distintos del material de la categoría 1 importados de terceros países y que no cumplan los requisitos veterinarios para su importación en la Comunidad,
  • animales o partes de animales, que mueran sin ser sacrificados para el consumo humano, incluidos los animales sacrificados para erradicar una enfermedad epizoótica;

Material de la categoría 3

El material de la categoría 3 incluye los subproductos animales aptos para consumo humano pero que se han rechazado por numerosos motivos comerciales, técnicos o legales pero nunca por pertenecer a animales que han padecido enfermedades contagiosas.

Con respecto a estos dos puntos os proporcino un documento amplio sobre el tratamiento de residuos:

  • Residuos generados en la explotación ganadera
  • Residuos o subproductos de origen animal.

Tratamiento de residuos ganaderos

Acceso a categorías Medio ambiente 

Puntúe el artículo

MaloPobreNormalBuenoExcelente (2 Votos, Promedio: 3,00 de 5)
Cargando… Bookmark and Share

Panel de Usuario Web: Suscribete en RSS y conoce las novedades

The Author

Admin Gestion-Calidad.com

Consultor-Auditor en Sistemas Integrados de Gestión y Conformidad de Producción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gestión-Calidad.com © 2009-2016 Política de Privacidad